En el momento idóneo

DEL ÁRBOL A LA ALMAZARA

Las aceitunas, una vez cosechadas, se llevan enseguida a la almazara donde se molturan antes de 24 horas desde que han sido recogidas del árbol. Seguidamente, la pasta procedente del molino pasa por un proceso de batido a una temperatura siempre inferior a 27ºC y a una posterior extracción del aceite mediante un decánter o centrífuga. Todo este proceso se hace sin el uso de ningún tipo de agente o proceso químico que pueda alterar la composición del aceite. Esto nos asegura la obtención de un aceite de máxima calidad y que preserva todas sus propiedades físico-químicas y organolépticas. Posteriormente trasladamos el aceite a nuestra bodega donde decanta dentro de depósitos de acero inoxidable con fondo cónico, en un ambiente adecuado para su conservación en las mejores condiciones. En este proceso, durante el primer mes, se va extrayendo los restos de agua de vegetación que pueda haber presentes sin que sea necesario el filtrado del aceite, el cual conserva, así, un mayor número de polifenoles, tan beneficiosos para la salud. En último lugar, y sólo bajo pedido, embotellamos nuestro aceite en botellas de cristal completamente opacas per a preservarlo al máximo de la luz y de la oxidación; de esta manera se consigue una mejor conservación en botella.